La Balconada Revista

Mi foto
Valle de Lecrín, GRANADA, Spain
Revista y agenda cultural del Valle de Lecrín

lunes, 31 de octubre de 2011

La Castañada



Texto: Vanesa Sánchez/ Foto: J R Gómez 
A principio de mes, en muchos pueblos del Valle de Lecrín se celebra la tradicional Castañada , reconocida como fiesta popular española desde el año 1986. En realidad, la castaña no es un fruto que abunde en el valle aunque sí en la vecina Alpujarra donde se celebra este día recogiendo castañas caídas de los árboles, algunos de ellos, centenarios.

En Granada, era tradición que durante la Noche de Difuntos, las campanas de las iglesias sonasen durante toda la madrugada, por eso la gente regalaba al campanero una fanega con este fruto otoñal. De esa forma, comiendo castañas y compartiéndolas con su familia y amigos, que le acompañaban, conseguía estar en vela toda la noche.

Esta tradición ha llegado a nuestros días en forma de fiesta que reúne a amigos y familiares y en la que para ayudar a digerir tanta castaña asada se bebe aguardiente o vino blanco.

Una alternativa a este fruto son las tradicionales rosas o rosetas de Padul que se hacen con maíz rosetero. En este pueblo no se celebraba esta noche con castañas sino con palomitas de maíz. Muchos agricultores añaden a sus maizales el “chirringue” que es como se llama en esta localidad la especie concreta que da el maíz para hacer rosetas.

Para mantener esta tradición viva algunos ayuntamientos del Valle de Lecrín ofrecen una fiesta y degustación de castañas. En nuestra agenda podréis conocer las diferentes propuestas para la víspera de la Noche de Difuntos y Día de Todos los Santos cuyo origen se remonta a la tradición pagana.

Consistía en una fiesta en la que se despedía al verano, época de recolección de frutos, antes de la llegada de la época oscura, el invierno. Además, ése día marcaba un límite entre el mundo de los vivos y el de los muertos. Por eso, en la cultura celta, esta época señalaba el inicio de un nuevo año. La gente trataba de ahuyentar a los espíritus malignos colocando velas y calabazas con forma de calavera. La tradición romana adoptó esta celebración que consagraba a Ponomá, diosa de los árboles frutales.

Durante la expansión del cristianismo, la Iglesia primitiva homenajeaba a los mártires en el lugar donde habían muerto. Como en la persecución de Diocleciano, las muertes se multiplicaron se decidió que se celebrarían todas el mismo día. En el siglo IX el Papa Gregorio IV consagró el día 1 de Noviembre como el Día de Todos los Santos.

Y tras tantos siglos esta tradición ha llegado hasta nuestros días.

Desde La Balconada os invitamos a asomaros y uniros a las diferentes Castañadas que se celebrarán en el Valle de Lecrín.Consulta nuestra agenda cultural en el siguiente nuestra página de Facebook