La Balconada Revista

Mi foto
Valle de Lecrín, GRANADA, Spain
Revista y agenda cultural del Valle de Lecrín

lunes, 14 de febrero de 2011

Sunrise and sunset for people is in love with life at Valley of Lecrín / Amanecer y atardecer para Enamorados de la Vida en el Valle de Lecrín


Amanecer desde el Cerro de la Chinchirilla
Texto: Luis Chacón/Foto: V.Sánchez
Escoger un lugar para ver amanecer desde el Valle de Lecrín no es tarea fácil. Con la salida del sol, las montañas del lugar nos ofrecen un coloreado paisaje difícil de olvidar. Nuestra intención es acercar al lector no sólo un paisaje, sino toda una experiencia que deje sin habla al contemplar la comarca, y para ello nos encaminamos al cerro de la Chinchirilla, una subida fácil para todos los públicos, que nos hace no darnos cuenta de a qué altura estamos realmente hasta que no alcanzamos la cima y miramos atrás. Para ello nos dirigimos a Pinos del Valle, donde podemos seguir las indicaciones ala ermita que corona el cerro, que desde abajo apenas asoma al final del mismo. Esta es la ermita del Cristo del Zapato, uncurioso nombre que esconde la historia de como la imagen de Cristo, vestida pomposamente en cierta iglesia, decide descalzarse para que su zapato pueda ser vendido por una familia pobre, y así poder conseguir alimento. De ella nos llega la pintura que alberga la pequeña ermita, recién restaurada tras un accidente sufrido hace dos años, cuando un rayo la alcanzó y destruyó casi por completo. Por el camino no es extraño cruzarse con locales y visitantes de todas las edades. Una vez arriba, si rodeamos la ermita podemos encontrar cuanto espacio queramos para acomodarnos, mirar al horizonte y ver a un lado como Pinos del Valle deja paso al pantano de Béznar, y más allá continúan las montañas hasta dibujar el horizonte. Sólo hay que respirar profundamente para sentirnos en un lugar paradisíaco. Los tonos verdes de la vegetación brillan  de una manera que hipnotiza y las texturas rocosas tejen un entorno que seguro nos hará tomarnos el resto del día de una manera diferente.


Y puesta de sol desde el Castillo de Mondújar
Texto y fotos: Vanesa Sánchez
Tras consultar a varios aficionados cuál era, según ellos el mejor atardecer del Valle de Lecrín, prácticamente todos coincidieron en que la puesta de sol con más encanto de la comarca podía ser vista desde el Castillo de Zoraya, a 879 metros de altitud y se encuentra en Móndujar, que pertenece al municipio de Lecrín. Este castillo está datado en la época nazarí, durante el reinado del Muhammad V, en el siglo XIV. Era propiedad de Muley Hacem y fue un regalo nupcial a Zoraya (Isabel de Solís). Posteriormente el emplazamiento perdió importancia estratégica, por ello fue derruido tan sólo un siglo después. El trayecto hacia las faldas del cerro del Castillejo, donde está asentado, está bien señalizado; aunque el camino se hace cada vez más difícil según se va ascendiendo hasta la fortaleza. Las flores de los almendros que inundan el valle y perfuman el aire, y los frutos de los naranjos y olivares, ofrecen al caminante una demostración de la vitalidad de la naturaleza y convierten el recorrido en una experiencia extraordinaria, especialmente en esta época del año.



This is a free translation by Linda Morrison

SUNRISE FROM CHINCHIRILLA HILL




Foto: Luis Chacón
Finding a place to view the sunrise is not a difficult task in the Lecrin Valley. As the sun re-appears, the surrounding mountains and countryside are mantled in changing hues, delicate yet dramatic and difficult to forget. Our intention is to bring closer to the reader not only the landscape, but an experience that leaves one without words. In order to witness this event we walked to the top of Chinchirilla Hill; an easy hike, so much so that we did not realize how high we were until we reached the top and looked around.  We then headed to Pinos del Valle, and followed the signs to the strangely named chapel of Christo del Zapato which crowns the hill. The name comes from the story, of how one day Christ took off his sandals and gave them to a poor family who could exchange them for food. The painting in the chapel has recently been restored after almost being completely destroyed by the sun some years ago.
 During the trip, expect to come across both locals and visitors of all ages. Once at the top revel in the view, cast your eyes to the horizon. On one side is Pino Valley which gives way to the marshes of Béznar and further beyond are the mountains stretching into forever. You only have to breath in deeply to realise this is paradise. The green tones of the vegetation shine in a way that hypnotise along with the textures of the rock, and a spell is  woven which ensures that the rest of the day will be seen through different eyes.



 AND SUNSET FROM CASTILLO de MONDÚJAR

Foto: V. Sánchez
After consulting various ‘Sunset aficionados’, the best sunset in the valley taking everything into consideration, is to be seen at Castillo de Zoraya, perched at 879 meters, in Mondujar, Lecrin. This castle dates from the 14th century; the Nazarin epoch, during the reign of Muhammad V. The property of one Muley Hacem and a wedding present to Zoray (Isabel de Solis), it subsequently lost its strategic importance, and fell into ruin the following century. The journey to the foothills of Castillejo, where it is situated, is well signposted; although the path becomes more difficult as you near the fort. The ubiquitous almond blossom perfumes the air, and the orange and olive demonstrate the revived vitality of nature making the trip into an extraordinary experience, especially at this time of year.