La Balconada Revista

Mi foto
Valle de Lecrín, GRANADA, Spain
Revista y agenda cultural del Valle de Lecrín

viernes, 14 de octubre de 2011

SUBIDA A LA CRUZ DEL ATALAYA


 Texto y fotos: Vanesa Sánchez Cortés



A finales del siglo XIX, en 1898, un grupo de hombres pertenecientes al Centro Literario y Artístico de Granada decide fundar Diez Amigos Limited. Siguiendo el camino que realizaban los neveros, aquellos trabajadores que traían el hielo hasta la capital, este primer grupo de senderistas comenzó a trazar rutas hacia Sierra Nevada. Allí crearon el primer albergue en la Hoya de la Mora. Esos eran los primeros pasos de la mítica Sociedad Sierra Nevada constituida en 1912, pionera en Andalucía y el tercer club de senderismo en activo más antiguo de España. A punto de cumplir el siglo de vida, esta sociedad solicitó a la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada que por primera vez en su historia la Marcha Nacional de Montañeros Veteranos se celebrase en Andalucía, segunda razón de peso para que fuese aceptada la propuesta. La tercera, y definitiva, es que por primera vez esta reunión tiene carácter internacional, ya que coincide con el Eurorando 2011. Este evento quinquenal en el que participan senderistas de toda Europa ha pasado por la comarca durante este año, y la XXXVIII Marcha Nacional de Veteranos pone el broche final.

Como es lógico, un acontecimiento de estas características requiere una preparación. El entorno natural de Padul va a ser el que albergue este encuentro y a los miles de invitados previstos. Los anfitriones, la Sociedad Sierra Nevada y el Club La Silleta, en colaboración con el Ayuntamiento de Padul y el Club Almósita, realizaron el pasado Septiembre las rutas que hay programadas para conocer el terreno por el que discurren los distintos senderos y ultimar detalles.


“Aquí debería haber una señal”, “el avituallamiento se hará aquí”, “debemos colocarnos entre los que vengan y así poder explicarles el paisaje que vamos viendo y otros detalles de la historia de aquí y del propio sendero”, fueron algunas de las indicaciones y comentarios que hicieron los montañeros con los que ascendimos a La Cruz de la Atalaya en la Sierra del Manar. El grupo estaba formado por veteranos miembros de la Sociedad Sierra Nevada, el presidente del Club La Silleta, Julio Perea y la que suscribe estas líneas. En un principio llegué con la intención de subir el monte homónimo al club de Padul, pero el trasnoche en las fiestas de Nigüelas hizo que viviera una experiencia aún mejor: acompañé en la jornada a los “sabios” como llaman a algunos de los miembros de la Sociedad Sierra Nevada, no oso siquiera a preguntar el por qué de esa distinción.

El ascenso de los 485 metros de desnivel entre el lugar de salida, la puerta del Ayuntamiento de Padul y la cima donde está la cruz, se hace entre bromas y trabajo, como decíamos todo está prácticamente preparado para acoger el encuentro. Uno de mis compañeros de grupo, Antonio, es un maestro jubilado desde hace siete años, que aprovecha desde entonces para hacer lo que más le gusta: caminar entre amigos por la montaña. El más veterano de nuestra expedición es Pepe, que conoció a algunos de los fundadores de la Sociedad Sierra Nevada, “él patea los montes desde hace 65 años”, comentan otros miembros del grupo. Gloria y Araceli serían las más jóvenes del grupo de no ser porque el hijo de otro Antonio, y del mismo nombre, con 18 años es el benjamín del grupo. Los veteranos le animan a que acuda más a menudo, el relevo generacional es importante en una asociación como esta, con tanta historia.

Tras hora y media andando y charlando llegamos a la cruz, donde disfrutamos de unas espectaculares vistas. Estos montañeros conocen el paisaje como la palma de su mano y con su dedo índice señalan, mientras nombran, todas las montañas que nos rodean. Entre ellas el Cerro del Águila, donde anidan varias parejas de estas aves, aunque por desgracia no quedan muchas.

En la Atalaya, Julio me cuenta desde esa Atalaya el origen del nombre y de la cruz. Desde allí se divisan también La Silleta, donde iba a subir en un principio, y tras ella el Pico del Caballo. Pepe, el más veterano, comenta que es “el 3.000 más meridional de Europa” (ambos en la imagen).

También desde la Cruz de la Atalaya se divisan muchos de los pueblos del Valle de Lecrín; Padul por supuesto, pero también Dúrcal y Nigüelas, que parecen miniaturas. Girándonos 180º podemos ver Granada capital, y con buena vista o prismáticos, incluso alcanzamos la Alhambra. Entendemos entonces la posición estratégica que ocupaba este lugar y por tanto el nombre toma sentido, dato que corrobora Julio contando que cuando los árabes perdieron frente a los católicos, la atalaya o torre fue destruida y en su lugar se colocó una cruz como símbolo pero también como protección, en aquella época la malaria y el paludismo se cobraban muchas vidas.

En la 38ª Marcha Nacional de Veteranos, se homologará también parte del sendero que hemos recorrido, según comenta el presidente de La Silleta. Además, añade que este sendero se dedicará a la memoria del Padre Ferrer, natural de Padul y que realizó una gran labor por el estudio y difusión del patrimonio natural de Sierra Nevada.

Una vez coronada nuestra cumbre, a 1242 metros de altitud, es la hora del descenso y lo haremos por la Vereda de los Gudaris. También es Perea, el que me habla de su origen. Durante la guerra civil fue capturado un grupo de soldados vascos a los que se les condenó a trabajos forzados que consistieron en hacer ese camino a pico y pala en 1938. Unos años después, en la década de los 40, este camino facilitó que el monte se repoblase con pinos.

Esta vereda es más sencilla y claro, descender siempre cansa menos, y más por una senda sin demasiada inclinación. Desde la misma podemos seguir disfrutando de esas vistas de los pueblos del valle a escala y con La Laguna creciendo según avanzamos en nuestro camino.

Ya hemos llegado a la carretera y tras cruzarla alcanzamos el núcleo urbano donde en los bares y terrazas también comienzan los preparativos, pero no para la Marcha Nacional de Montañeros Veteranos: en unos días comienza la Feria de Padul. Nuestro grupo llega por fin a su destino y es hora de una cerveza, no todo va a ser deporte. Contenta y agradecida por la experiencia, me despido del grupo que me invita a repetir y a unirme a la Sociedad Sierra Nevada.

La XXXVIII Marcha de Nacional de Montañeros Veteranos se celebrará los días 14, 15 y 16 de este mes. Para más información:

Ayuntamiento de Padul, Sociedad Sierra Nevada, Club de Montaña La Silleta

Tlf: 660 823 781 - 659 251 535 - 672 237 682 - 617 88 36 13

e-mail: lasilleta@gmail.com