La Balconada Revista

Mi foto
Valle de Lecrín, GRANADA, Spain
Revista y agenda cultural del Valle de Lecrín

martes, 13 de septiembre de 2011

Efecto Placebo


Texto: Salvador Mora
El efecto placebo se define como una mejoría que experimenta el paciente cuando se le administra una sustancia sin efecto terapéutico.
Si la causa de la mejoría no está en la sustancia administrada, tiene que estar por fuerza en el propio paciente, con lo cual podríamos considerar el efecto placebo como algo que pone en marcha los mecanismos de autocuración del paciente.
Entonces, ¿por qué esos mecanismos no se ponen en marcha sin ese estímulo?
En definitiva, el efecto placebo pone de manifiesto lo poco que sabemos de nosotros mismos.
¿No sería interesante que el efecto placebo ocurriera constantemente en nosotros sin la necesidad del engaño de una pildorita azul rellena de nada?
Como no nos conocemos lo suficiente, nuestras fuerzas de autocuración no nos son accesibles, y solamente podemos alcanzarlas en parte a través de un truco, un sucedáneo. Una vez más, anestesiamos la ignorancia con fe, en lugar de combatirla con conocimiento.

La acción de los medicamentos está sobrevalorada: popularmente se le suele atribuir a la sustancia todo el mérito de la mejoría del paciente, pero esto no es real. El efecto placebo funciona siempre, no solo en los medicamentos “de mentira”. Por tanto, la acción terapéutica de un medicamento, es en parte producto del medicamento en sí, y en parte también placebo.

Para que el efecto placebo funcione, el paciente no puede saber que se trata de un engaño. De ser así, no funcionaría. Además, el efecto placebo no solo se produce con la administración de sustancias, sino también con cualquier otro tipo de terapia. Lo único que hace falta es que el paciente tenga la creencia de que la terapia funciona.

CREENCIA, ahí está la clave. Cualquier terapeuta que tenga cierta experiencia trabajando con emociones, sabe que el sistema de creencias de un paciente juega un papel crucial sobre su salud, para bien y para mal. Sin embargo, en la medicina occidental se le presta una atención mínima a este fenómeno. Reducimos todo el potencial humano de modelar su existencia a través de sus creencias, a dos tristes anécdotas: efecto placebo en la versión positiva, y fenómenos psicosomáticos en la negativa.

Ilustración de Luis Chacón
Las grandes multinacionales farmacéuticas se esfuerzan por encontrar compuestos que sean más eficaces que el efecto placebo, pero pocos se interesan porque las fuerzas que pone en marcha el famoso efecto estén a nuestro alcance. ¿Quizás porque esas fuerzas no son patentables?

Pero no echemos toda la culpa a las multinacionales o la economía de mercado. Todos juntos, como sociedad, hemos preferido las pastillitas, un medio externo que se ocupe de nuestra salud porque nosotros elegimos dejarnos llevar por la inercia de no mirar hacia dentro, de no intentar conocernos ni entendernos. Si lo hiciéramos, descubriríamos que somos seres mucho más capaces de lo que imaginamos.
Hemos creado una sociedad tan basada en la dependencia, que nos mantiene en una psicología infantil incapaces de explorar nuestros propios potenciales.

Quejarnos de que las cosas estén como están, es tremendamente desgastante y poco práctico. Como alternativa, te propongo un ejercicio más interesante y productivo:

En un lugar donde nadie te moleste, colocate en cualquier postura que sea cómoda. Cierra los ojos, repite mentalmente: “mi boca se llena de saliva líquida, como el agua”. Toma una o dos respiraciones profundas, de forma relajada, sin forzar, y siente cómo esa saliva se produce realmente en tu boca. Entonces repite mentalmente: “Elijo desterrar todas las creencias que me puedan estar bloqueando o dañando a mí, o alguna de mis partes. Elijo poner en marcha todos los mecanismos que beneficien mi salud, y la de todas mis partes”. Abre lentamente los ojos, y permítete sentir la alegría de haber fomentado en ti una transformación positiva.

He formulado esas frases como ejemplo en base a mi experiencia, pero puedes formular las tuyas propias, y de hecho recomiendo que lo hagas. Lo importante es que tomes conciencia de que en cada momento eliges. Destierra las creencias negativas y elige las positivas. Es una herramienta terapéutica universal, ¡y es gratis!.

Salvador Mora es fisioterapeuta, kinesiólogo y acupuntor.