La Balconada Revista

Mi foto
Valle de Lecrín, GRANADA, Spain
Revista y agenda cultural del Valle de Lecrín

viernes, 17 de junio de 2011

San Juan. La Noche del Sol y del Agua

Texto y fotos: Vanesa Sánchez Cortés
La Fiesta de San Juan se celebra en muchos países del mundo. En España está clasificada como Fiesta de Interés Cultural Internacional y es que en casi todas las comunidades autónomas esa noche se realizan antiguos ritos; deseos, dulces, bailes, pero sobre todos ellos agua y fuego se mezclan en la actualidad con las tradiciones previas al cristianismo y con éste.

Aunque se celebre el 23 por la noche, esta fiesta tiene su origen en el solsticio de verano, 21 de Junio, el día más largo del año a partir del cual comienzan a ser más cortos los días. Por este motivo se encendían las hogueras para poder dar energía al sol, mientras el agua servía como purificadora.
La fiesta que nos llega heredada a través de la tradición cristiana discurre de distintas formas en los pueblos del Valle de Lecrín. Las hogueras y el agua solían estar en todas ellas, y a pesar de que algunas personas, sobre todo mayores, siguen realizando determinados rituales, muchos cuentan que se ha ido perdiendo la costumbre.

En el actual municipio de El Valle, por ejemplo, era un día de fiesta en el que el vino y los bailes se disfrutaban por la vera del río y por todo el pueblo. Tras pasar toda la jornada disfrutando de la luz del sol, algunos hombres llevaban el paso de San Juan a hombros a las distintas tierras de los agricultores para procurarse buenas cosechas. A las 12 de la noche la figura era llevada hasta las mismas aguas del río, entonces todos los vecinos se lavaban la cara o se bañaban en él. De esta forma también se creía que se atraería la buena fortuna. Como la iglesia ardió en 1965*, según comentan algunos vecinos del pueblo, se perdió a San Juan, por eso durante los años posteriores se continuó realizando esta romería pero con San Cristóbal. 

En Dúrcal era costumbre acudir al Barrio Bajo donde se preparaban las barretas, unos dulces de almendra y azúcar caramelizada. Además, según nos cuenta Teresa Puertas, Presidenta de la Asociación Evaristo López, había una banda que hacía bailar a gente de todas las edades. A medianoche, muchos vecinos echaban un huevo crudo a un recipiente de cristal lleno de agua que se dejaba en la ventana y formulaban su deseo. Si al día siguiente la clara del huevo había tomado forma de barco, se creía en que el deseo se cumpliría. Sobre esa hora también las madres iban hasta el río y mojaban sus manos en el rocío de las plantas de la ribera. Después tocaban con ellas los párpados de sus hijos y atraer así la buena suerte. Otro de los ritos tenía que ver con el fuego. Teresa comenta que las parejas se daban de la mano mientras saltaban sobre las llamas para afianzar su relación, y los que no tenían pareja, saltaban solos.

  Distintas hogueras se erigían en los pueblos de la comarca, aunque el agua seguía siendo la protagonista. En Nigüelas por ejemplo era costumbre que los jóvenes se arrojasen agua unos a otros. Esta fiesta la siguen celebrando los más pequeños entre ellos o con los que anden cerca.
Pero la fiesta más popular de la provincia y fuera de ella es, sin duda, la de Lanjarón. La Carrera del Agua   atrae a miles de personas y que este año cumple su 32 aniversario. En la carrera que dura una hora los participantes son empapados por otros y por los vecinos que desde ventanas y balcones arrojan agua con mangueras, cubos y lo que encuentren para que nadie esté seco esa noche.

Aunque muchas de las antiguas tradiciones se han perdido os invitamos a consultar nuestra agenda http://labalconadarevista.blogspot.com en la que actualizaremos la información sobre la noche de San Juan. 


* En la edición impresa hay un error y es que señalamos que el fuego ocurrió en 1946, pero en realidad ocurrió en 1965