La Balconada Revista

Mi foto
Valle de Lecrín, GRANADA, Spain
Revista y agenda cultural del Valle de Lecrín

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Alcaldesas en el Valle de Lecrín

Julia Díaz, Alcaldesa de El Pinar. Foto: L. Chacón


La presencia de la mujer en la política sigue siendo minoritaria en nuestro país, en lo que se refiere a las alcaldías la diferencia entre hombres y mujeres es aún mayor. En las últimas elecciones de 2007 la representación femenina aumentó un 17%, y el porcentaje de mujeres alcaldesas es del 23% con respecto a los hombres. En el Valle de Lecrín, dos de los municipios son regentados por mujeres, Rita Rodríguez en Nigüelas y Julia Díaz en El Pinar. Ambas coinciden en que la participación aumentará para las próximas elecciones. Ellas, por lo menos, se volverán a presentar por el PSOE, pues aún ven necesaria una legislatura más para terminar sendos proyectos que emprendieron cuando comenzaron su legislatura, Julia hace casi ocho años y Rita, cerca de cuatro años como alcaldesa y otros cuatro como concejala y que según indica “debido a la falta de inversión no se han podido llevar a cabo”.




Rita Rodríguez, Alcaldesa de Nigüelas. Foto: L. Chacón
A estas mujeres las motivó ver que en sus pueblos “había mucho por hacer y que lo que se hacía se podía mejorar”, según Julia. Tanto en El Pinar como en Nigüelas se han realizado numerosos proyectos que tienen que ver con la recuperación de su patrimonio histórico y natural. En Pinos del Valle por ejemplo, se han reformado los lavaderos, la fábrica de aceite, fuentes y plazas, y muchas calles que estaban en muy mal estado. Se han arreglado varios caminos para la práctica de senderismo. Mientras en Nigüelas, se ven diferenciadas la zona más nueva con amplias calles y el casco antiguo cuya arquitectura ha respetado su aspecto original. El propio ayuntamiento, el palacio de verano de Los Zayas, y los muebles que lo ocupan son de un gran valor histórico y artístico. Además, Nigüelas puede presumir de oferta cultural, tal y como comenta su alcaldesa “prácticamente cada noche de verano hay un concierto de distinto tipo de música, desde la polifonía, al jazz, pasando por el rock, el flamenco, etc”, actividades que toda la población sigue con gran interés pero que van dirigidas también a atraer un turismo cultural y que resulta importante para la economía del pueblo.
En esta dirección, en ambas poblaciones se ha adecuado como museos dos antiguos molinos de aceite, producto típico de la zona en la que abundan campos de olivos centenarios. Según Julia era “imprescindible recuperar ese molino pues fue construido con el esfuerzo de todos los habitantes y por ello va a albergar diferentes instrumentos antiguos de labranza y una guía de todo el proceso desde la recolección de la oliva hasta el refinado del aceite”.
Ayuntamiento de Nigüelas. Foto: L. Chacón
Los ayuntamientos de pueblos como Nigüelas y El Pinar, que engloba Pinos del Valle, Ízbor, Acebuches y el deshabitado Tablate, no se rigen por la misma burocracia que los de ciudades con más habitantes. Tal y como comprobamos en el Ayuntamiento de Nigüelas, la gente del pueblo entra y sale como en su casa. “El trato con la gente es muy directo porque este ayuntamiento es como una gran familia en la  que  hay muchos hijos y muchos padres y entre todos nos intentamos ayudar en lo que podemos”, afirma Rita Rodríguez. Ambas alcaldesas reciben a los vecinos en sus despachos y están siempre dispuestas a escuchar  lo que sus vecinos vienen a decir y a sugerir y son conscientes de que esta sensibilidad y la confianza que ellas despiertan en la ciudadanía es más característica de las mujeres que de los hombres.
No obstante Julia y Rita coinciden que al final es la persona la que define las diferencias y “que no por ser hombre o mujer se es mejor o peor” señala Julia Díaz, y aceptan que para ciertos trabajos más duros es necesaria la fuerza masculina.
Tanto Rita como Julia piensan que para lograr la igualdad, las mujeres deben tomar la iniciativa y los esfuerzos institucionales han de centrarse más en la educación desde las escuelas que en políticas especiales. En sus pueblos ambas mujeres ofrecen las plazas de trabajo disponible tanto a mujeres como a hombres. Pero como indica Julia, “en las zonas rurales suele haber más mujeres desempleadas es por ello que la mayor parte de dichos empleos temporales son ocupados por éstas”.
Salón de actos del Ayuntamiento de Nigüelas. Foto L. Chacón
Según estas alcaldesas, las mujeres de los pueblos, especialmente las mayores, que no pudieron estudiar en su juventud demuestran especial interés por la educación y son mayoría en las clases de formación para adultos. No obstante,  a Julia le gustaría que hubiese mayor participación en otros talleres que se organizan en el pueblo y que acercan las nuevas tecnologías a las áreas rurales. No es el caso del acceso a Internet, ya que gracias a los Centros Guadalinfo ha hecho posible que los habitantes del Valle de Lecrín pudiesen conectarse a la red a través de los ordenadores de uso público. “Aquí se ha apuntado casi todos los vecinos al centro Guadalinfo ” informa Julia.

Los retos para una próxima legislatura serán terminar muchos de los proyectos emprendidos por estos consistorios. En Pinos del Valle, Julia lleva luchando desde que entró en la alcaldía, por que se construyera un nuevo colegio para el pueblo, y ya han comenzado los trabajos que prevé que terminen en siete u ocho meses. En este colegio los niños del pueblo podrán estudiar hasta segundo de ESO y tendrá capacidad para casi 60 alumnos. Por su parte, Rita puso la primera piedra, el pasado día 28, para la construcción de un centro multiusos y que resulta tan necesario en un pueblo en el que la música y el teatro están tan presentes en la vida cotidiana. Es por esto, que un espacio cubierto daría la posibilidad de continuar ofreciendo espectáculos también en invierno además de la oportunidad de albergar a más público. 
Jardín del Ayuntamiento de Nigüelas. Foto: . Chacón
También ha hecho posible la compra de unos terrenos aledaños al bonito jardín del Ayuntamiento, de los que 7.000 metros cuadrados estarán dedicados a zonas verdes. Los 8.000 metros restantes se ofrecerán a la empresa que decida invertir en la construcción de una residencia de ancianos, porque un centro de este tipo generaría empleo en el pueblo, materia esta que inquieta a ambas alcaldesas. Por ello, en Nigüelas, a Rita le gustaría terminar de ejecutar el plan de  un polígono industrial. No obstante, a pesar del trabajo que se hace desde los consistorios, el esfuerzo y la iniciativa han de venir también por parte de los jóvenes. Julia echa en falta que “algunos de los jóvenes desempleados de Pinos del Valle no intenten crear nuevos negocios que serían necesarios pues en muchas ocasiones la gente se traslada hasta Dúrcal para poder disfrutar de ciertos servicios”.
Otra de las fuentes generadoras de empleo sería el turismo rural y por eso tanto en Nigüelas como en Pinos del Valle se hace hincapié en la conservación de los pueblos. Según comenta Rita además esto revierte en el pueblo, y considera esencial la conservación de todo lo que es el patrimonio histórico pues tal y como dice “esa es nuestra historia y no podemos dejar que los edificios, objetos  y lugares que muestran nuestros orígenes desaparezcan por el paso del tiempo”
Clara Campoamor, Dolores Ibarruri o más actuales como Maria Teresa Fernández de la Vega, Carmen Chacón, Trinidad Jiménez o Rosa Aguilar son algunas de  las  mujeres de la política que admiran Rita y Julia, que piensan que no han de pasar muchos años para que “veamos a una mujer como Presidenta del Gobierno gracias”, según afirma Julia, “al Gobierno de Zapatero”.


Rita Rodríguez en el jardín del Ayuntamiento. Foto: L.Chacón
Ambas mujeres no veían en la política un trabajo grato, pues “sueles estar expuesto a críticas injustas” afirma Rita, sin embargo, sí tenían claro qué necesitaba ser hecho en sus pueblos y cómo debía hacerse. El resultado es que Julia se encontró con el respaldo del pueblo en la segunda legislatura, y Rita ha conseguido que Nigüelas sea uno de los pocos ayuntamientos en toda España sin deudas a pesar de todos los problemas generados a partir de la crisis económica. Ambas fueron las primeras mujeres en presentarse candidatas y ganar las elecciones municipales en un entorno como el rural más susceptible al machismo, no sólo por parte de los hombres sino incluso por “parte de las propias mujeres” señala Julia que también apunta que “al final es con los hechos, con el esfuerzo y el trabajo diario cómo se eliminan prejuicios como el machismo en una sociedad, sea rural o no”.


Julia con el pantano de Béznar al fondo. Foto: L. Chacón

4 comentarios:

rafagan dijo...

Buen reportaje sobre el tema. Ah, por cierto, no olvidar Los Acebuches como parte de El Pinar. Saludos

La Balconada dijo...

Ups...Gracias por el apunte Rafa, nos alegra que te guste. Que tengas muy buen día :)

Sarah Gibrán dijo...

Gran gran artículo
lo reafirmo jejejeje por facebook y por blog y por tos laos
un abrazo y una sonrisa
muaksssss
Sarita

La Balconada dijo...

Gracias Sarah! :)